"FAT JEWELS", le fils qui n'a pu aller au bout de ses rêves.

A la Memoria de F.J



"Ser fiel a los que se murieron, es vivir como habrían vivido." Y hacerlos vivir con nosotros. Y transmitir su cara, su voz, su mensaje, a los otros. A un hilos, a hermana, a hermano, a desconocidos, a los otros, qué qu ellos sean. Y la vida truncada de los desaparecidos, entonces, germinará sin final ".

                                                 " Martin Gray en "el libro de la vida"
 
Este blog no existiría si no se hubiera muerto a 26 años de un cáncer el 24 de octubre de 2005.
Quince meses entre esperanza y desesperación.
Aceptando la enfermedad sin renunciar combatirla, se murió en paz, destinado de su cuerpo.
Había un nieto atento, unos hilos "tierna edad y cabeza de madera", un gran hermano protector y sumergiendo, un papá "gallina", un amante pasional, y para sus compadres, un humanista.
Este blog es sobre todo un homenaje al hombre que era. Le gustaba demasiado la vida para que me satisfaga con un requiem. Épicurien informado, tenía, entre otros, el sentido del humor y la burla.
Era raro, se volvió excepcional.
Su muerte me causó del dolor y del pesar. Luego en el curso de los meses, me prohibí apiadarme mi suerte. Para ayudarme, me até a yo rémommorer todo lo que dio y así lo guardo presente en mis actos, en mi manera de pensar, en mi totalmente mi ser, y así como diría el otro, no hay que estar triste haberle perdido sino regocijarse por haberle conocido. 
 Esta estrategia de la razón controla emocional devastador. Esto me permite en el curso del tiempo de aceptar su ausencia física para serle vinculado despacio sólo por la presencia de su dimensión espiritual.

A pesar de todo, todavía me pasa que yo aulle en silencio y llorar durante mi sueño... ¡ El inconsciente no hace selección y le señala la noche, como un barómetro mide la presión del aire, el estado de su mental!

 

N.B: Quería que me comprometiera para los jóvenes en el fútbol, una de mis pasiones. ¡Se hace eso!
 
A todos sus compadres, a todos sus hermanos:
Aprovecho para agradecerles todas sus atenciones y su ayuda. Admiré su valor para enfrentar el ineludible, era necesario para hacer frente al miedo, lo verdadera, pero no renunciaron ustedes volvieron de nuevo acompañarlo, acompañarnos. Vi hombres nacer ante el desconocido; Nicolas nos dio la Fuerza de aceptar lo inaceptable y por su presencia, su amor, su pena, su compasión, les consiguieron juntos para que vaya en paz. Gracias.
 


 

 

Evelyne:

Nicolás, es mi hijo.
¿Muerto? no, obsequio para mí.
Ausente de mi vida diaria, pero cuánto obsequio en mi vida interior, más rica que nunca.
Nicolás, como mis dos hijas, hacen ida integrante de esta vida que no tiene fronteras.
El amor está así, sin fronteras: ¿por qué la muerte quitaría esta posibilidad de querer al ser desaparecido?
El amor verdadero es incondicional, no pide nada a cambio y en este caso, aparece como infinito y universal.

Esto, lo siento fuertemente como Nicolás lo había comprendido bien antes de mí.

Algunos días antes de su muerte, Nicolás deseó que relevara su mensaje: " mamá, di ellos que los perjuicios no deben más ser ".

Deseó dejar a sus allegados, este modo de ver y de gustar otros.

Modo que siempre adoptó durante su vida corta.

El amor era su motor.

Pienso que su fin de vida alumbró y sostuvo su cerco.

El sufrimiento físico había desaparecido, dando paso a la serenidad.

La bomba a morfina no servía más y un tipo de superconciencia estaba allí.

Nicolás se quedó en la casa, como lo deseó, en cuidados paliativos durante varias semanas.

Cambios físicos, aseos, masajes, cambios verbales, memorias y perdones.

¿ Que decir?

De la fuerza, de la dignidad y del amor.

Gracias Nicolás de habernos dado la posibilidad de vivir estos cambios que me ayudaron y que todavía me ayudan a aceptar a tu muerte.

Me gustaría dar a entender a otros que el miedo de la muerte es temible, mucho más temible que la muerte misma.

Acompañar a un ser caro en estos momentos debería quedar un acto natural de amor.

¿ Por qué no se atacan a hacer los sanitarios los poderes públicos reconocer a la muerte como un paso(pasaje) obligado, y no degradante que hay que esconder como para oponerse a la realidad?

¿ Por qué este miedo?

¿ Por qué tantos seres enfermos mueren solos, sin sus allegados  al lado de su hijo ?

No logro comprender.

¡ Qué educación superficial tuvimos! ¡ Qué egoísmo! ¡ Qué falta de abertura! 
¡ Miremos! ¡ Abramos los ojos!

¿ Por qué negarse a ver el ineluctable?

Sí, la muerte existe, sí, perder alguien próximo hace sufrir, sí, sí.

Pero cuando se acarició el cuerpo magullado, cuando atenuó el sufrimiento físico y moral por la presencia, cuando se dio mutuamente el amor, el dolor se transforma.

Se transforma por la creencia que este amor se quedará hasta nuestro propio muerto.

¿ Es esto la vida eterna? No sé sobre eso nada.

Lo que sé, es que si no hubiera acompañado a Nicolás hasta su último suspiro, no habría podido tener esta creencia que me ayuda a vivir mi vida.

 

Haga girar este blog



23/02/2007
3 Poster un commentaire

Inscrivez-vous au blog

Soyez prévenu par email des prochaines mises à jour

Rejoignez les 21 autres membres